Cursos Presenciales y Virtuales

Artículos y Reflexiones

dan scolnick coaching y liderazgo

Reflexión: ¿Qué es el éxito?

¿Que es el éxito? ¿Te consideras una persona exitosa?

Si bien todos queremos serlo o al menos aparentarlo, cuando te hago esa pregunta directa probablemente dudás.
“Me va bien pero no sé si tanto para decir que soy exitoso”
“No me quejo”
“En mi trabajo tengo cierto éxito”

Cómo si fuese una vergüenza decirlo. Quizás lo disfrazas de humildad aunque es probable que sea por miedo a ser juzgado. Si me declaro exitoso con pura convicción, quizás el otro empieza a hacerse e incluso hacerme preguntas para corroborarlo.
Podría preguntarte algo como los siguiente:
“Si sos exitoso ¿dónde está tu yate o tu gran casa?”
“¿Cómo podes decir que sos exitoso si no te conoce nadie?”
“ Si sos exitoso ¿por qué manejas ese auto viejo o te vestís así?”
“Si sos exitoso ¿por qué tus hijos son así?”
“¿Por que todavía no te casaste o por qué ya te separaste?”

El interlocutor empezará a contrastar su fantasía de persona exitosa con la realidad que cree ver en vos. Aún cuando diga, “bueno si, la verdad que tiene todo” posiblemente encuentre algún aspecto que falte pulir.

Esto me lleva a otras preguntas. ¿Se puede ser exitoso en un área y no serlo en otro? ¿Fracasar o tener éxito depende de lo que tenemos, de lo que logramos o es simplemente una forma de ver y vivir la vida, una actitud ganadora?

¿Exitoso es el que más logro en un área particular o aquel que es feliz con lo que sea que haya logrado? ¿Se puede analizar objetivamente lo que logró, comparándolo con otra persona o también se tiene en cuenta sus propias circunstancias y su historia personal? ¿Exitoso es el que logró crecer a pesar de sus circunstancias (una persona resiliente) o simplemente el que llegó más lejos? Por otro lado, ¿quien se cree juez para medir que tan lejos llegó cada uno?

Solo vos tenemos la capacidad de saber realmente si llegaste tan lejos cómo podías llegar. Entonces ¿el éxito depende de haber alcanzado tu potencial personal?

Si bien socialmente el éxito parece ligado a la fama y el dinero, el poder y la buena vida, aparecen muchos componentes subjetivos que hacen imposible poner un estándar objetivo de éxito. Sería absurdo considerar a una persona exitosa simplemente porque gana más de tal monto por mes.

Encontrándome frente a la falta clara de una definición de éxito hice lo que cualquier millenial haría...lo busque en Google. Aparecieron distintas definiciones de éxito, bastante escalofriantes de hecho.
Las primeras dos definían al éxito como “un resultado feliz o positivo”
La tercera lo relaciona con la “aceptación de un gran número de gente”
Solo la cuarta y última definición lo asocia a un “circunstancia de obtener lo que se desea en el ámbito profesional, social o económico”
Si bien esta última definición solo lo circunscribe al mundo profesional o empresarial, la definición nos permite reflexionar un poco más.

En las primeras tres definiciones, el éxito estaba dado por variables externas, resultados y reconocimiento social. Cosas que no dependen enteramente de vos, que no podes controlar o accionar directamente para alcanzarlas, como puede ser un resultado específico (ej., vender más, que tal persona me quiera, etc.),

Solo la última definición te permite hacer algo al respecto y por eso la podemos tomar. En este caso “obtener lo que se desea”, (siempre que el deseo esté bien formulado y dependa enteramente de nosotros) refiere a que cuando logres eso que te propusiste, cuando alcances esa meta que te prometiste, cuando modifiques eso que para vos era fundamental cambiar, alcanzarás una sensación de éxito interna; “pude, lo hice, lo logre.”

Entonces, para tu tranquilidad, cuando te pregunto si sos exitoso, te estoy preguntando si lograste accionar en pos de un objetivo que tenés o tenías. Si la respuesta es positiva, te podes considerar una persona exitosa.

Creo que todos tenemos una gran parte de éxito solo que no la reconocemos como tal por las otras definiciones mencionadas, conectadas erróneamente a la fama, el dinero y resultados externos a nosotros.

Te podría surgir la duda; ¿Pero si todos somos exitosos en algún aspecto y área de nuestras vidas, le quita valor a la palabra? En absoluto, en este caso no es la escasez de algo lo que le da su valor sino el auto reconocimiento de esa cualidad en nosotros mismos.

Entonces, si pudiste o estás pudiendo, si lo hiciste o estás haciendo, si accionaste o estás accionando, felicidades por tu gran éxito! Bienvenido al mundo de los exitosos. Solo necesitas ver y confiar en vos mismo, auto reconocerte, valorarte y amarte. Bueno, ¿al final ser exitoso no es tan sencillo como parecía o sí...?

Reflexión: ¿Qué es el cambio?

Hoy en día se habla constantemente del cambio. El cambio como sinónimo de algo benigno por naturaleza. Ahora, ¿que implica cambiar realmente? Si, es verdad que un corte de pelo nuevo o un nuevo objeto es un cambio en tu vida pero no es ese tipo de cambio al que nos referimos.

Hablamos de un cambio profundo basado en ampliar nuestra mirada y el tipo de observador que somos. Cambiar nuestros hábitos que no nos son funcionales para alcanzar nuestros objetivos. Cambiar nuestras creencias que nos pueden limitar y apresar. Cambiar nuestra manera de hablarnos a nosotros mismos y comunicarnos con el prójimo, agregando amor y entendimiento en cada nueva palabra. Cambiar las etiquetas que nos pusieron y nos pusimos para poder atrevernos a ser quienes realmente somos.

programacion neurolinuistica

Cambiar es un compromiso con nosotros mismos. Nuestro gran potencial como seres humanos conlleva una gran responsabilidad. Venimos a mejorar el mundo, nuestro mundo, nuestro interior. Cambiando nuestras creencias limitantes se abren posibilidades infinitas que permiten desarrollarnos y crecer. Y esto, todo esto que ansiamos modificar y mejorar empieza con un simple paso. Una acción que da lugar a otra y a otra, y a otra. Una acción que educa con el ejemplo e incorpora una nueva conducta. Todo lo que se requiere para cambiar el mundo entero es un acto de bondad. Una persona a la vez, minuto a minuto, día a día.

Dicen que hay dos constantes en el mundo. El cambio y la muerte. Personalmente, creo que es parte de la misma, ya que aquel que no busca cambiar y mejorar día a día, está más cerca de la muerte que de la vida. Mientras que los que alientan su transformación personal y la de otros está trayendo vida y luz a este mundo. El cambio es entonces; vida.

¿Qué cambio estas dispuesto a comenzar hoy para alcanzar la vida que deseas? ¿Qué acción vas a realizar para dejar de sobrevivir y empezar a vivir tu vida?

Consulta

Suscribete

© Todos los derechos reservados | Design:paginas web itelmarkeing